EL POLEN, EJERCICIO Y MEDICACIÓN

 
Nuestra farmacéutica y amiga Marta Garnica nos explica y da buenas soluciones para poder hacer ejercicio a pesar de la molesta alergia estacional .

 

 

EL POLEN, EJERCICIO Y MEDICACIÓN

La llegada del buen
tiempo y con ella las ganas de practicar más ejercicio al aire libre puede
verse afectada por la aparición de la alergia debido a los altos niveles de
polen.
La primavera es la
época del año en la que cada vez más personas
sufren  síntomas tales como
estornudos, picor de nariz u oídos, goteo, lagrimeo, y en algunos casos asma
ente otras afecciones. 
Todos estos síntomas
pueden perjudicarnos a la hora de hacer ejercicio.
Existen diferentes
tipos de plantas que producen la famosa pelusa blanca conocida como polen que
encontramos por las calles en esta época del año: Cupresáceas, olivos, gramíneas y últimamente cada vez mas plátanos
de sombra
(en las últimas décadas la población con alergia a estos árboles
ha aumentado de un 2% a un 40%.

¿Qué
hago si empiezo a sentir alguno de estos síntomas de 

alergia o asma?


Lo
primero es acudir al médico
, para que nos haga pruebas y nos
dé un  diagnóstico apropiado sobre si esa
incómoda congestión que tenemos en la nariz es fruto de una noche loca poco
abrigado (el típico catarro, muy habitual también por estos cambios de
temperatura) o se debe a la maldita histamina y  por ello a la alergia.
Muchas veces no es necesaria
la toma de medicamentos y tomando ciertas medidas pueden
mejorar:

Procurar no salir días muy cálidos y con
viento.

Evitar
la primera hora del día y la última de la tarde
.
En ellas los pólenes bajan de las capas altas de la atmósfera encontrándose a
niveles respirables.

Mantenerse bien hidratado.

Ducharse y cambiarse de ropa nada más
terminar el ejercicio.

Si no puedes parar tu rutina de
entrenamiento, usa mascarillas para el
polen y gafas de sol
para aliviar los síntomas.

Elige
una buena ruta e infórmate de las previsiones de polen

(en diferentes páginas web de Aerobiología y de algunas aplicaciones de móvil
como ¨Alergo alarm¨ con información proporcionada por la  SEAIC).
–           Si todo se pone en tu contra, procura hacer ejercicio en espacios cerrados, seguramente el ambiente esté mucho menos cargado que en el exterior.

Ponte crema solar protectora, debido a que si tomas antihistamínicos estos son
medicamentos fotosensibilizantes
por lo que pueden producirte quemaduras
solares exageradas. Y usa ropa adecuada como gorras y camisetas para cubrirte.

Las
personas que son asmáticas
deben tener controlado el asma
antes de salir a realizar cualquier actividad física, usar el inhalador entre
15min y 30 min antes de realizar la actividad y llevarlo siempre encima por si
sufren alguna crisis.
 En el caso de necesitar medicación, el mayor
problema que la gente encuentra en la toma de los antihistamínicos es la
producción de sueño. Esto es debido a que la histamina, principal responsable
de los síntomas de la alergia, también actúa
a nivel del cerebro manteniéndonos despiertos
, por lo que, con la toma de
antihistamínicos, no dejamos a la histamina realizar sus funciones plácidamente
y eso nos provoca somnolencia.
Aquí van unas nociones
sobre los diferentes tipos de antihistamínicos y su efecto somnífero.
-Antihistamínicos
de primera generación:
Prometazina (Actithiol), Hidroxicina
(Atarax), Dexclorfeniramina (Polaramine), si no quieres pasarte el día durmiendo no
te los recomiendo.
Antihistamínicos de segunda generación: encontramos Cetirizina,
Loratadina, Ebastina (Ebastel) estos tienen efectos de somnolencia pero mucho menores.
Y si eso no nos vale,
porque además el sueño va intrínseco en nosotros, están estos algo mejorados:
Desloratadina (Aerius), levocetirizina (Xazal), y otros como la Bilastina
(Bilaxten).
Sumado a esto, hay una
amplia gama de inhaladores para esas personas que además de los síntomas más
comunes de la alergia también padecen asma.
Espero
haberos servido de ayuda, y para cualquier duda…
 
¡Contad con nosotros!