DESCARGA TUS PIERNAS CON UN MASAJE MIOFASCIAL

El cuerpo humano está recubierto de un sistema de tejido conectivo que se encuentra bajo nuestra piel, a unos 2 mm, se llama FASCIA y es una capa que envuelve nuestro cuerpo conectando como si fuera una tela de araña músculos, órganos, huesos, vasos sanguíneos y nervios.

El masaje miofascial consigue liberar las tensiones que tenemos en nuestro cuerpo, mejorando la movilidad articular, la circulación y eliminando toxinas (favoreciendo la eliminación de la celulitis y la retención de líquidos).

Por eso tras un entrenamiento muy intenso, lo ideal es estirar y terminar con masaje miofascial.

Para ello utilizamos el Roller o la pelota de tenis, ya que por su forma y dureza son óptimas para masajear y alcanzar hasta las fascias más profundas.

Puede que al principio sea doloroso, por ejemplo, al rodar sobre los cuádriceps, al principio puede molestar, pero controlando el rodamiento y de forma progresiva, la descarga en esta zona es inmejorable.

Existen ciertas contraindicaciones como en todas las terapias, por eso es importante siempre buscar profesionales. Según los expertos, personas que sufren aneurismas, fracturas, fiebre o mujeres en el primer trimestre de embarazo, no deberían practicar esta terapia.

Os recomendamos probar este tipo de masaje, después de un entrenamiento intenso, tanto en las piernas como en la espalda es estupendo.

¡¡Si no tenéis un roller también lo podéis hacer con una pelota!!