La manzana después de entrenar, te va a ayudar a...

Una manzana al día para mantener la línea





Tomar una manzana después de entrenar es una  opción cómoda y sana (y baja en calorías) para reponer energías, ya que gracias a su contenido en fructosa nos van a dar energía de fácil acceso y una recuperación más rápida después de tu entrenamiento. 

Lo mejor de la manzana es que contiene pocas calorías, te da energía , te ayuda a recuperar y va a saciar tu hambre, pero no te va a engordar.

Otra opción estupenda para tu media mañana o merienda, junto a un par de nueces...
¡vas a tener toda la energía necesaria para tu día y sin exceso de calorías!

Datos curiosos:

1.Por lo general la manzana verde (ácida) suele tener menos calorías que la manzana roja (dulce).

2.Si comes la manzana con cáscara, quemarás más calorías.
Esto es porque tu organismo necesita  gastar más calorías para digerirla, que la que nos aporta la manzana en sí misma.

3.Se conservan mejor a temperatura ambiente o en la nevera.

4.Debido a la acidez y a su textura crujiente, es buena para aclarar y limpiar los dientes.



5.Es astringente y óptima para problemas estomacales, ayudando a regular el tránsito intestinal.

6.Debido a su alto contenido en agua ayuda a hidratarte después del esfuerzo y a la recuperación muscular.

7.Hace poco se ha descubierto que contiene ácido ursólico, una sustancia que ayuda a aumentar la masa muscular y a la recuperación después del entrenamiento.

8.Es una fruta óptima para corredores, contiene potasio (prevenir calambres) y vitamina C (estimula la síntesis de colágeno para proteger las articulaciones)  y E.

9.Tiene principios antioxidantes y anticancerígeno, evitando el envejecimiento celular.

10.Es fácil de llevar, no mancha y no se estropea.
Antes de salir de casa, echa una manzana al bolso o a la mochila y a disfrutar.